Martes, 14 de Marzo de 2017 08:07

Tribunal de Goya condenó a 18 años a policía pedófilo que violaba a su hijastra

Casi ocho años duró el calvario para la niña a manos del pedófilo, que en ese entonces cumplía funciones como policía. El hecho generó una fuerte conmoción en Goya y los jueces del Tribunal no tuvieron contemplaciones: 18 años de cárcel para el abusador.


Con siete años, una niña de la ciudad de Goya, comenzó a vivir un infierno en su propia casa. Su padrastro, un policía en servicio, la violó desde entonces hasta que cumplió los 15 y recién después de tanto tiempo, fue condenado. Horacio Alberto Castillo es uno de los violadores más peligrosos de la provincia y cumple por eso, una pena de 18 años de prisión. Para la querella no es suficiente, porque en todos los estudios psicológicos y psiquiátricos el resultado fue contundente: "es un perverso y puede volver a violar".


El caso tomó repercusión en septiembre del 2015, después de que el Tribunal Oral Penal de Goya dictara sentencia. Pero las vejaciones a las que fue sometida la jovencita, comenzaron en 2008, mientras Castillo vivía con la madre de la víctima, aunque prestaba funciones en una Comisaría de Esquina. Y terminaron recién cuando, después de años, la jovencita se atrevió a hablar del calvario que vivía. 


Según dicen, tenía miedo porque estaba amenazada de muerte constantemente por el abusador, que la sometía cada vez que su esposa no estaba en la casa. De hecho, la mujer declaró no haber notado nunca lo que ocurría cuando ella se encontraba ausente del hogar que compartían.


Fue justamente la madre quien denunció al abusador y poco después la joven fue llevada a prestar declaración. Los testimonios fueron muy fuertes, incluso para los peritos. Pero los estudios médicos y las lesiones que la víctima presentaba en varias partes del cuerpo, recientes y de larga data fueron contundentes. El acusado fue imputado y procesado casi de inmediato. 

 

SIN CULPAS

 

El juicio no tardó en llegar y el tribunal hizo lugar a todas las pruebas que la abogada querellante presentó en contra de Castillo. El proceso duró tres días y la sentencia fue ejemplar: Castillo fue hallado culpable de "abuso sexual con acceso carnal calificado por el vínculo en situación de guardador y por la convivencia preexistente en la modalidad de delito continuado".


"Es un tema muy probado y ampliamente esclarecido, la defensa no contó con ni un solo elemento y de ninguna naturaleza para plantear ni siquiera una duda, la verdad objetiva en la conducta el imputado estuvo totalmente manifiesto a lo largo del proceso, no solamente en la declaración, los informes médicos de la adolescente, los peritos que intervinieron fueron absolutamente definitorios y contundentes. Dentro de todos los informes me gustó mucho el que hizo la Licenciada Balocco en Esquina, está muy amplio, muy detallado, es muy dolido y muy explicativo de toda las situación de la chica, en donde ella narra y va trascribiendo a través de las secciones todo lo que ella va contando. Y consideró que no encontró contradicción, aunque se trata de un tema tan grave y sumamente doloroso. Es lamentable, vergonzoso, doloroso y terrible, una cuestión que necesariamente desgasta", declaró la abogada de la víctima después de dictada la sentencia. 


Pero lo que llamó la atención de los presentes, fue la actitud del condenado quien no mostró, en ningún momento, actitud de culpa o arrepentimiento por todas las acusaciones que pesaron en su contra. 


"Lo que descubrí después de todo el juicio que no lo dije al Tribunal, por la forma que se comportó, está muy claro que esta de ninguna manera fue el entrenamiento del imputado, el tuvo muchos entrenamientos antes de esto sin ninguna duda con otras víctimas que están en las sombras, es un perverso", completó.

Desde entonces, Castillo cumple su condena en el Penal Nº 1 de la Capital.


Un perverso altamente  peligroso 


Durante el juicio, la abogada querellante en la causa hizo público el miedo que sufría la jovencita junto a su madre, después de haber hecho la denuncia y antes del juicio.


"Él vivió amenazando todo el tiempo de que las iba a matar y que él no tenía más nada que perder, en reiteradas oportunidades nosotros hicimos saber eso a las autoridades para que lo pongan en un lugar de mayor seguridad. Una doctora licenciada en Psicología de Goya, que tiene mucha experiencia, lo calificó directamente de psicópata y perverso. Está asentado en uno de los documentos que es una personalidad revestida de autoritarismo, narcisista y distorsionada. Ella declaró que analizó mucho la cuestión y con absoluta seguridad emitió ese dictamen, después de explicar las técnicas progresivas del test de Rorschach y de Raven, y que los resultados fueron sin ninguna duda totalmente contundentes al  respecto. Y luego están los informes de los daños físicos inferidos a la menor y también es definitivo. Inclusive existe un informe de la psiquiatra, donde dejó muy en claro que "no está loco y que comprende todo lo que hace", señaló la letrada.


"El perfil psicológico dio que es un hombre peligroso y puede volver a violar, no está apto para estar en libertad", concluyó. 


Resarcimiento que al final no revierte nada


La condena a Castillo no sólo incluyó los 18 años de cárcel. La Justicia también lo obligó a pagarle a su hijastra un resarcimiento económico, en un intento por reparar en algo el importante daño psicológico que le provocó con sus vejaciones. 


La suma fue de 200 mil pesos y según había trascendido, el ex policía debía pagarla en un plazo de días antes de ser trasladado hasta el Penal de la Capital, donde iba a pasar todos los años de la condena. 


No se supo a ciencia cierta, si efectivamente llegó a pagar la deuda. Pero lo cierto es que tanto para los familiares, como para la abogada querellante, el dinero era algo secundario, después de tantos años de sometimiento.


"Es una cosa tremenda, el daño es físico, psíquico, moral, sobretodo al que fue sometida, no tiene explicación. Ella tiene pesadillas, desmayos, intentos de suicidio, el Fiscal de Corrientes dijo que nunca había visto en la provincia un caso semejante a este", había declarado la profesional.


Y respecto a los otros miembros de la familia, también hizo una salvedad. De la madre, comentó que era víctima de violencia de género. Y sobre un hermano más pequeño de la víctima, hijo del violador y su madre, mencionaron que tenía, alteraciones notorias en su comportamiento, posiblemente, producto del ambiente en que vivía con el abusador, que afortunadamente ya cumple su condena.

© 2007 - 2012 Derechos Reservados Radio Power 105.7 Mhz - Goya Corrientes
Diseño:
IN-CO-NE
Alojamiento: STM